Skip to main content

Roadtrip con campervan y surf de remo

Atravesando Suiza y Francia

Vacaciones de acampada en torno al agua: roadtrip con campervan y paddle surf a bordo de una furgoneta camper Volkswagen de roadsurfer por Suiza y Francia. Thomas Pfannkuch emprendió su viaje guiándose por los ríos y lagos que salpicaban la ruta y el mar color celeste de la Costa Azul. Como buen bloguero centrado en el paddle surf, con él la masa de agua más próxima nunca queda demasiado lejos..

Autor: Thomas Pfannkuch

Roadtrip con surf de remo por Suiza y Francia

Lucerna: una pintoresca ciudad al pie del lago de los Cuatro Cantones como destino intermedio

Roadtrip durch die Schweiz und Frankreich mit SUP

En Múnich comienzo mi viaje por carretera con campervan y surf de remo rumbo a Suiza. Tras pasar el lago de Constanza y Zúrich, dirijo mi camper Volkswagen California Ocean a mi primera parada: Lucerna. Encuentro un amplio garaje subterráneo con la altura adecuada cerca del centro de la ciudad, junto a la estación (el «Bahnhofparking 1+2»).

Pocos metros separan la estación del puente de la capilla y la torre de agua, dos de los monumentos más emblemáticos de Lucerna e incluso de Suiza. El puente de la capilla se erigió durante la primera mitad del siglo XIV, lo que lo convierte en el puente de madera más antiguo de Europa. Cruza el río Reuss justo al lado de la torre de agua de 35 metros de altura. Al pasear por el puente, la vista se posa inmediatamente en las imágenes del techo, que representan escenas de la historia de Lucerna y Suiza.

El «león moribundo de Lucerna»

En lo alto del centro de la ciudad se encuentra otro de los monumentos más emblemáticos de Lucerna: El «Museggmauer», con sus nuevas torres, perteneciente a la antigua fortificación de la ciudad. En la Zytturm aguarda una exposición gratuita acerca de los relojes históricos de la torre. Tras recorrer el muro unos pocos pasos, nos encontramos con el «león moribundo de Lucerna», un enorme león tallado en la roca. Se realizó en conmemoración de los guardias suizos que fallecieron heroicamente en las Tullerías en 1792. Este león impresionó incluso a Mark Twain, que lo describió como «el trozo de piedra más triste y conmovedor del mundo». Desde aquí, no se tarda mucho en llegar al paseo marítimo del lago de los Cuatro Cantones, con su resort marítimo, sus hermosas cafeterías y bares y sus embarcaderos. La (poco conocida) terraza de la azotea de los almacenes Manor permite disfrutar de una impresionante vista dominando los tejados de Lucerna y sus alrededores. Aprovecho para hacer allí un pequeño descanso y deleitarme con una ensalada César fresca y crujiente y un Rivella bien frío, perfecto para refrescarme bajo los 30 grados de temperatura de hoy.

Roadtrip con campervan y paddle surf: recorriendo increíbles lagos

Tras mi breve visita a Lucerna, pongo rumbo a Ginebra en la furgoneta, si bien no por la ruta directa. Quiero ver un par de hermosos lagos de montaña a lo largo del trayecto. Por eso, conduzco primero a lo largo del lago de los Cuatro Cantones y a continuación giro en dirección a la autopista 8. Esta pasa por el lago de Sarnen y continúa hacia el lago de Lungern. Desde el mirador de Chälrütirank, en el paso de montaña detrás de Lungern, disfruto de una visión de ensueño del lago de aguas turquesas a través del valle.

En el otro extremo del paso le sigue el Lago de Brienz y, un poco más adelante, el famoso lago de Thun, con las conocidas comunas Thun, Interlaken y Spiez. Esta última es un símbolo para los fanáticos del fútbol: Antes de la Copa Mundial de 1954 en Suiza, el equipo nacional de fútbol alemán fraguó el famoso «espíritu de Spiez». Continúo conduciendo por la autopista 6. Atravieso Berna y tomo la autopista 1 pasando el lago de Neuchâtel y finalmente llego al destino de la primera etapa de mi viaje: el lago Lemán. Con una extensión de 580 kilómetros cuadrados, se trata del segundo lago más grande de la región fronteriza entre Suiza y Francia.

¡Tabla fuera y a remar!

Monto mi «campamento» para los próximos días en el camping «TCS Camping Genève – Vésenaz», situado a pocos kilómetros del centro Ginebra, que da directamente a la orilla sur. He reservado con antelación una plaza estándar, pero hoy es mi día de suerte: me asignan una plaza a pocos metros de la orilla del lago, ¡el sueño de cualquier surfista! Una vez conectada la toma de corriente externa a la Volkswagen California, inflo mi tabla de paddle surf Starboard Allround y comienzo a remar.

Roadtrip con paddle surf por Suiza y Francia

Roadtrip con paddle surf por Suiza y Francia

El emblema de Ginebra: el Jet d'Eau

Roadtrip durch die Schweiz und Frankreich mit SUP Genf

Desafortunadamente, el viento sopla relativamente fuerte sobre el lago, lo que me obliga a interrumpir mi viaje. Esto significa que no podré alcanzar mi destino final: el famoso Jet d’Eau de Ginebra. Por lo tanto, al día siguiente cojo un autobús hasta la ciudad. Los billetes de transporte urbano son gratuitos durante toda la estancia en el camping. En otras palabras: puedes dejar tu roadsurfer en el camping y aun así poder moverte libremente.

La primera parada del recorrido turístico es el Jet d’Eau, el emblema de la ciudad. La famosa fuente se construyó inicialmente como válvula de descarga para una tubería de agua presurizada que suministraba a las joyerías ginebrinas. Actualmente, «solo» es una atracción turística. El sistema de bombeo expulsa 500 litros de agua por segundo a una velocidad de 200 km/h. Con esta potencia, la fuente alcanza una altura de nada menos que 140 metros.

Solo quedan unos pocos kilómetros hasta Francia

Sin embargo, el Jet d’Eau no es, ni mucho menos, la única atracción de Ginebra: La «metrópoli más compacta» de Europa enamora por las pequeñas e intrincadas callejuelas de su casco antiguo, sus elegantes boutiques y, como no podía ser de otra manera, su ingente cantidad de joyerías, en las que pueden adquirirse los relojes más hermosos (y caros) del mundo. La Catedral de San Pedro domina el casco antiguo desde su posición ligeramente elevada. Por todas partes se encuentran coquetos cafés y restaurantes. Ginebra se encuentra a tan solo unos kilómetros de la frontera francesa. Por este motivo, en su gastronomía se adivinan tintes de la tradición culinaria del país vecino. Es refinada y deliciosa.


Ginebra, sede central de la ONU

Ginebra, la «ciudad de los relojes», no es solo hogar de maestros relojeros, sino también de una organización política de gran trascendencia: la Organización de las Naciones Unidas. Ginebra es, junto a Nueva York, una de las dos sedes centrales de las Naciones Unidas. Hoy en día, las vastas instalaciones albergan más de 2800 oficinas y 30 salas de conferencias. El edificio central es el imponente Palacio de las Naciones. Se construyó en los años 30 y, hasta 1946, fue la sede central de la Liga de las Naciones. Su símbolo histórico aún puede encontrarse, por ejemplo, en los tiradores de las puertas. Por desgracia, los esfuerzos de la Liga de las Naciones por lograr la paz durante la Segunda Guerra Mundial fueron en vano.

Definitivamente, la sede central de la ONU en Ginebra merece una visita. En la visita guiada te proporcionan todo el contexto histórico relativo a la Liga de las Naciones, la ONU y los edificios. Podrás visitar salas de conferencias, tanto históricas como modernas, y contemplar algunos curiosos regalos que recibió la ONU de manos de varios jefes de estado y de gobierno internacionales. Las visitas tienen lugar de lunes a sábado a las 10:00, 12:00, 14:00 y 16:00. No es necesario inscribirse con antelación.


Mont Blanc – En lo alto de Chamonix

Roadtrip durch die Schweiz und Frankreich mit SUP Alpen

Se encuentra a aproximadamente una hora en coche de Ginebra. En la región fronteriza entre Francia e Italia. A 4180 metros de altura. El Mont Blanc es la montaña culminante de los Alpes y, como tal, la protagonista alpina de mi viaje.

Chamonix, un pueblo de montaña con una larga tradición de deportes de invierno, es el punto de partida de mi viaje hacia el punto más elevado de Europa. No obstante, antes me sumerjo en este apacible lugar, abarrotado de boutiques de moda y tiendas de ropa para todo tipo de deportes alpinos. Chamonix atrae a los turistas tanto en verano como en invierno.

En las cercanías de Mont Blanc

El lugar más cercano al Mont Blanc (que no requiere echar mano del equipo de escalada) es el Aiguille du Midi, un pico situado a 3842 metros sobre el nivel del mar, que se encuentra directamente a su lado. Subiendo en el teleférico desde Chamonix, se tarda unos 20 minutos en llegar. Un consejo: es recomendable reservar online el billete con antelación. De este modo, puedes seleccionar la hora y «tu número de teleférico» en lugar de tener que hacer cola. Si compras el billete in situ, es posible que tengas que esperar una hora hasta que haya un viaje disponible. En cualquier caso, las aglomeraciones en la taquilla son menores temprano por la mañana o durante el mediodía.

Emoción en una caja de cristal

Roadtrip durch die Schweiz und Frankreich mit SUP Gondel

El aire se vuelve más fino. Subir las escaleras cuesta cada vez más esfuerzo. Por fin alcanzo la cima. Allí me espera un lugar extraordinario con unas vistas fascinantes (cuando las nubes no ocultan el Mont Blanc con su macizo). Los pasajes a través de la roca están cortados. Un elevador en medio de la roca conduce hasta la cumbre, donde espera un mirador incomparable. Si te gustan las emociones, puedes contemplarlo todo desde una caja de cristal. Bajo tus pies, 1000 metros de profundidad. En otros lugares, puedes tocar la nieve y el hielo.

Aguas turquesas en el lago de Serre-Ponçon

Abandono el camping de Ginebra y conduzco en dirección sur por la Ruta de Napoleón, pasando el lago de Annecy. Mi próximo destino es Gap. Como no he encontrado ningún buen camping allí, pasaré dos noches en un hotel. Resulta bastante agradable, especialmente cuando, a mi llegada, llueve a cántaros. Por suerte, al día siguiente el cielo vuelve a ser de un azul brillante. A solo media hora de distancia de Gap se encuentra otro precioso lago: el lago de Serre-Ponçon. Con una altura de 123 metros y una anchura de 650 metros, el embalse situado en el extremo suroeste es el más extenso de Europa. Sirve como dique para el curso superior del río Durance. Tras él se abre el segundo embalse más grande de Europa, con una superficie de 30 kilómetros cuadrados. Aguas turquesas en el corazón de la naturaleza: una zona prodigiosa para practicar deportes de agua.

Poco después de pasar el museo de la historia del embalse, giro a la derecha y aparco la furgo algunos cientos de metros más adelante en un aparcamiento de gravilla. Desayuno en un banco del parque situado directamente frente a la orilla, a la sombra de los árboles. Disfruto de una maravillosa vista del lago. No podría pedir más.


Una vuelta en la tabla

El área recreativa junto al lago es muy popular entre los autóctonos. Con la cesta de picnic bajo el brazo, vienen a disfrutar de las frías aguas practicando wakeboard o esquí acuático o alquilando una tabla de paddle surf en el local de Jerome. Desde hace unos años, Jerome regenta una estación de paddle surf con «Serre-Ponçon Aloha», que ofrece alquiler de equipamiento, así como cursos y rutas tanto por el embalse como en aguas bravas.

Saco mi tabla de paddle surf del maletero, la inflo y comienzo a dar una larga vuelta por el lago. Practicar paddle surf y disfrutar de la naturaleza bajo las escarpadas cimas que se reflejan las aguas azul celeste es todo un sueño. Sin embargo, hay que tener en cuenta siempre el viento y el clima. Especialmente en el norte suele haber fuertes vientos, lo que lo convierte en un lugar ideal para los amantes del kitesurf y el windsurf.

Espectaculares y dignas de ver: las gargantas del Verdon

Incluso el día más hermoso en el agua debe tocar en algún momento a su fin. Tras la segunda noche en Gap, pongo rumbo al sur. Antes de llegar a mi destino (la Costa Azul), hago una parada en un punto de interés muy especial: las gargantas del Verdon. A través de los alrededor de 21 km de longitud y los hasta 700 metros de profundidad de este cañón fluye el río Verdon antes de desembocar en el lago de Sainte-Croix. Este lago es el punto de partida ideal para explorar el desfiladero subido a mi tabla de paddle surf. Pero no estoy solo. Cientos de balsas y canoas invaden el cañón. Por lo tanto, en pleno verano merece la pena venir muy temprano o a una hora tardía. A esas horas está más vacío.

Me adentro remando en el desfiladero. Allí reina más la calma. Disfruto de la sobrecogedora vista de los peñascos elevándose hacia el cielo azul. El paisaje me fascina. Es impresionante. Merece la pena detenerse aquí brevemente. Quien no quiera meterse en el agua, puede disfrutar de una vista de las gargantas y el lago desde el puente de la carretera 957. Devuelvo la tabla al espacioso maletero de la Volkswagen California Ocean. Estoy a una hora de alcanzar el destino final de mi viaje.

Bonjour Côte d’Azur!

Verano. Sol. Chiringuitos de playa. Yates y coches de lujo. Sandalias en la arena. Gafas de sol modernas sobre la nariz. Ropa de verano fresca y ligera. Con estas imágenes puede describirse la región costera más sofisticada de Europa. En la Costa Azul hay algo aguardando a la vuelta de cada esquina.
Es un lugar emocionante. Playas maravillosas, lugares fascinantes y magníficos restaurantes.
Mi estación base para explorarla durante los próximos días es el camping Leï Suves, a unos 10 kilómetros al noroeste de Fréjus. Este camping de cuatro estrellas ofrece plazas espaciosas al amparo de la sombra, un supermercado pequeño pero bien surtido y un restaurante con terraza ajardinada.

Roadtrip con surf de remo por Suiza y Francia

¿Dónde aparcar la furgoneta? ¡En el centro, por favor!

Fiel a mi lema, no permanezco demasiado tiempo en el camping. ¡Quiero explorar la Costa Azul! El primer destino que tengo en mente es el golfo de Saint-Tropez. En la gran bahía descansan incontables yates de lujo y pomposos veleros. Unos más grandes y hermosos que otros. Sainte-Maxime y Saint-Tropez disponen de puertos pequeños pero exquisitos. Puedes aparcar la furgo en aparcamientos céntricos, no muy alejados de estos. En Saint-Tropez, merece la pena pasear por sus estrechas callejuelas laterales, plagadas de antiguas casas y hermosas tiendecitas. Su cementerio, en el que están enterradas varias personalidades famosas, es algo especial pero digno de ver. Lo mismo puede decirse de la ciudadela, situada en una ligera elevación. Durante el trayecto de regreso, hago una parada más en Sainte-Maxime, donde exploro el centro, que se encuentra directamente en el puerto, y ceno en uno de los numerosos restaurantes.

Recorrer algún día el circuito de Fórmula 1 de Mónaco…

…siempre ha sido mi sueño. Así que, ¡en marcha hacia Monte Carlo! El principado es famoso por sus numerosos túneles, sus estrechas calles y sus algo confusos cruces y rotondas. El garaje subterráneo «La Digue» (con una altura máxima de 2,5 metros), situado justo ante el amplio embarcadero externo del famoso puerto, es perfecto para dejar la camper Volkswagen. Con esta altura, no hay que preocuparse: la Volkswagen California Coast mide apenas 2 metros de alto.

Antes de llegar (paseando) hasta el circuito, dejo atrás el palacio, la catedral de Nuestra Señora Inmaculada y el Museo Oceanográfico. A pesar de que es domingo, en la plaza frente al palacio hay escasos visitantes. Desde lo alto, disfruto de una vista de los puertos con los espléndidos barcos, las terrazas en las azoteas y el fascinante paisaje.

Una magnífica vista del mar azul celeste

Emprendo el descenso y me dirijo hacia el circuito de carreras de 3,4 kilómetros, que pasa por muchos de los puntos de interés de Mónaco. Por ejemplo, el Hotel de Paris y, justo frente a él, el Casino de Montecarlo. Más adelante, llego a la curva de Loews, la más estrecha del calendario de Fórmula 1. Justo a su lado, se encuentra el Starbucks más bonito que he visto: situado en la terraza de la azotea del complejo de edificios «Ni Box», permite disfrutar de las especialidades de café contemplando una magnífica vista de las aguas celestes del Mar Mediterráneo. Un lugar de ensueño para hacer un descanso.

Continúo a través del túnel hasta llegar al pasaje del puerto. Paso por delante de los yates y la piscina. Alcanzo la última parada del circuito: el famoso bar «La Rascasse». Antes de volver a sentarme en la furgoneta, decido darme un baño en el mar, directamente en el puerto. ¿Dónde?, te preguntarás. ¡En el mismo gran embarcadero en el que mi camper descansa dos pisos más abajo! En el exterior del embarcadero hay una pequeña piscina con duchas gratuitas. Las escaleras conducen directamente al agua. Sin embargo, yo prefiero saltar valientemente al agua fría. Estando a 32 grados, ¡sienta estupendamente!


Disfrutando al máximo de la Costa Azul

Roadtrip durch die Schweiz und Frankreich mit SUP St-Tropez

Arriba y en marcha. Conduzco lentamente por la sinuosa carretera de la costa de vuelta a Fréjus. Naturalmente, las paradas en Niza y Cannes son obligadas. En Cannes, recomiendo el gran aparcamiento situado al oeste del puerto. Desde él se llega rápidamente al Palacio de Festivales y Congresos, así como al famoso bulevar La Croisette, con el hotel Carlton y sus elegantes tiendas. En la playa, innumerables bares invitan a tomar algo refrescante (obviamente, por un precio nada módico). Para cenar, me decanto por un restaurante del puerto: La Pizza Cresci. En él se sirven, desde 1960, sabrosas pizzas, deliciosos platos de pasta y pescado fresco con unas magníficas vistas al bullicio de la ciudad. Me decido por una pizza simple con jamón y champiñones. Las pizzas de este tradicional local tienen un diámetro gigantesco. Por eso, las sirven por mitades. Aquí nadie se queda con hambre.

Roadtrip con campervan y paddle surf: una última ocasión para sacar la tabla

Mi último día en la Costa Azul está destinado a relajarme. Fréjus se encuentra bastante cerca del camping. Hago una pequeña excursión al casco antiguo para una visita turística tradicional: la catedral de Nuestra Señora y San Esteban. Después, me dirijo directamente a la playa de arena situada entre los puertos de Fréjus y Saint-Raphaël. Disfruto de los rayos de sol. Del agua. Del sonido de las pequeñas olas al llegar a la orilla. Mi roadtrip con campervan y paddle surf toca a su fin; inflo mi tabla de paddle surf por última vez y doy un paseo rápido por el mar Mediterráneo.

Milán y Lugano: una parada para ir de compras y comer

El equipaje está listo. Múnich me llama. En realidad no. No tengo ninguna gana de hacer de una sola vez los 900 kilómetros que me separan de Múnich. Por eso, por la mañana me despido de la Costa Azul y me subo a la furgoneta. Conduzco por la autopista a lo largo de la costa, atravesando incontables puentes y numerosos túneles. Antes de llegar a Génova, me desvío a la izquierda en dirección a la primera parada del día: Milán, la «capital de la moda». Dejo la Volkswagen California en el amplio aparcamiento de la estación de metro Lampugnano, en el noroeste de Milán. En unos 20 minutos me encuentro ante la Catedral de Milán y en mitad del paraíso de compras del centro de la ciudad.

Comida deliciosa y vino

Tras comprar un par de accesorios, conduzco durante otra hora hacia el norte en dirección al lago de Lugano. En el camping «TCS Camping Lugano», ubicado al pie del lago, recibo un espacio de corta duración con vistas al lago. Al igual que en Génova, el billete de metro y tren está incluido en el coste del alquiler. Por lo tanto, no pierdo la oportunidad de viajar en tren hasta el centro desde la estación más cercana, que se encuentra a unos 10 minutos a pie. El breve viaje es toda una experiencia, dado el carácter histórico del tren. Se balancea continuamente. Hace mucho ruido. Y los asientos de madera distan mucho de ser cómodos. El funicular comunica la estación de Lugano directamente con el centro de la ciudad, con sus bonitas callejuelas y sus elegantes restaurantes. Recomiendo parar en uno de los restaurantes de la plaza del ayuntamiento. Comida deliciosa y vino: ¡el broche final perfecto para el viaje! A la mañana siguiente, atravieso el paso de San Bernardino, Cuera y Bregenz en dirección a Múnich.

Roadtrip con surf de remo por Suiza y Francia