Skip to main content

De camping con un niño pequeño…

…en el Hells Ferienresort

Por Lea Wacker

Nos aguardan tres días en la montaña. En una camper de roadsurfer. Christian y yo nos hemos decidido por el complejo vacacional Hells Ferienresort, en Zillertal. Aquí disponemos de todo lo que necesitamos. Acampada con un pequeño en furgo, senderismo, instalaciones de spa… ¿qué más se puede pedir?

¡Reserva ya con roadsurfer!

Acampar con un niño pequeño mamá niño carrito de bebé furgo

Acampar con un niño pequeño


Llegada al resort de vacaciones Hells

Camping mit Kleinkind roadsurfer Bus

Viernes, 13:00

Tras aproximadamente hora y media de viaje desde Múnich, hemos llegado a nuestro destino. «Yaaaaaa», se oye desde el banco trasero. El pequeño hombrecito (un año de edad) está despierto y descansado. La mejor situación para comenzar nuestras bien merecidas minivacaciones. Apenas bajamos de la furgo, Karin del Hells nos recibe con un «¡Qué bien que ya estéis aquí!». ¡Esto sí que es una bienvenida! Vale, lo admito, no es la primera vez que venimos. Pero sí la primera vez con furgoneta. Y también la primera vez que vamos de camping con un niño pequeño. Nos da un poco de respeto, pero también tenemos muchas ganas.

Ir de camping con niños pequeños no excluye el bienestar

El Hells ofrece las condiciones ideales para una familia. Una zona de juegos interior de 220 metros cuadrados, un rocódromo y una cama elástica invitan a los niños a realizar actividades deportivas cuando el tiempo no acompaña. Mientras tanto, los padres pueden disfrutar de unas instalaciones de spa de 1500 metros cuadrados. También es la forma perfecta para terminar el día tras una prolongada ruta por las montañas o un largo día de esquí en Hochfügen.

La zona de la piscina también ofrece horas de diversión para toda la familia. Sus 120 metros cuadrados brindan a todos los miembros de la familia algo con lo que disfrutar. Hay una piscina infantil para los campistas más pequeños, tumbonas de burbujas y una amplia zona para tumbarse.

Justo al lado del parque infantil

Camping mit Kleinkind roadsurfer Campingplatz Panorama

Tenemos una plaza de estacionamiento estupenda en un patio ligeramente elevado en la ladera de la montaña. Justo al lado del parque infantil, perfecto para el enano. Todas las plazas de estacionamiento son muy amplias (70-115 metros cuadrados). Todas ellas disponen de electricidad, gas, agua y saneamiento y conexión de televisión. Y, por supuesto, WiFi. ¡Imprescindible para las blogueras como yo!

Por cierto, a quien no le vaya ir de acampada, también puede alquilar uno de los preciosos apartamentos y chalets. A nosotros nos parece que tienen un maravilloso olor a pino. El pino es muy típico de las cabañas, y a nosotros nos encantan las cabañas de montaña.


De camping con un niño pequeño Dron

Acampar con un niño pequeño

Rumbo a las cataratas Krimml

Ya que todavía es pronto por la tarde, decidimos visitar las cataratas Krimml. Se encuentran a aproximadamente una hora en coche. No hay que olvidar llevar 10 euros para el paso de carretera y otro par de euros para el aparcamiento. Sin duda alguna, la experiencia vale la pena. Unas cataratas espectaculares caen de las montañas. Es todo un espectáculo acuático. Quien haya atravesado un desfiladero, podrá imaginarse cómo cae la espuma pulverizada. Las cataratas tienen tres niveles, con una altura total de 380 metros.

¿Ir de camping con un niño pequeño? ¡Pero por favor, con un poco de descanso para la mamá!

Aquí caen al valle 5,6 metros cúbicos de agua por segundo. Rara vez he presenciado un espectáculo natural tan hermoso. Se puede realizar el recorrido a lo largo de la catarata o admirar el macizo desde el pie de la cascada y sacar unas fotos increíbles. Nos decidimos por la segunda opción, ya que estamos cansados del viaje y los preparativos de la mañana. Además, la mamá no tiene ganas de hacer esfuerzos. ¿Subir hasta allí con la mochilita y todo el equipo de fotografía? Creo que no. Nuestro viaje de acampada con el pequeño debe ser relajante. Así que emprendemos el regreso. Disfrutamos de un viaje de vuelta increíble con el sol reflejándose en los espejos retrovisores. No puede haber nada más romántico. Hacemos un pequeño descanso en Durlassboden, un embalse cerca de Königsleiten. Dejamos que el dron se eleve y disfrutamos de unos hermosos momentos.


Montaje fugaz

Camping mit Kleinkind Wasserfall

Este es precisamente el momento en el que a uno solo le apetece tumbarse en la zona de spa y relajarse; sin embargo, cuando se va de acampada con niños, no es tan fácil… Hambre, pipí, sueño. Y, además, tenemos que hacer el montaje. Pero con la furgo todo está listo en un santiamén. Basta con pulsar un botón para elevar el techo: 20 segundos. Sacar mesa y sillas: hecho.

Claxon vs perro: ¿cuál de los dos es más ruidoso?

Una correa nos habría venido bien para que el enano no se aleje más de diez metros de la furgoneta, pero desgraciadamente no se nos ha ocurrido. Por suerte, también le encanta sentarse al volante y se pasa ahí todo el tiempo hasta la hora de la cena. Sube el volumen de la radio, baja el volumen de la radio. Enciende el intermitente, apaga el intermitente. También le entusiasma el juego: «¿Quién hace más ruido? ¿El claxon o el perro del vecino?».

Aquí todo el mundo está completamente en calma

Camping mit Kleinkind Schlafen Heckklappe Betten

Los espaguetis (que no podían faltar) se cuecen tranquilamente y las copas de vino danzan en nuestras manos mientras admiramos los picos de las montañas. Vuelve la calma. Después de comer, hacemos una parada rápida en la piscina. Muuuy rápida, ya que son ya las 18:00 y nadie quiere acabar su día oyendo a un niño llorar. Hemos alquilado un baño familiar; para nosotros tiene sentido, ya que nos resulta muy práctico contar con una habitación. En él dejamos secar la ropa y podemos ducharnos relajadamente: sin duda, una buena inversión. En la piscina encontramos familias relajándose mientras terminan el día junto a sus hijos.

Dormimos todos juntos abajo

El ambiente es muy agradable. Todos somos iguales: simplemente campistas. A eso de las 20:00, vienen los encargados de la limpieza y lanzan la última ronda de tubos de espuma para la piscina. Después, es hora de marcharse. Apenas salimos del agua, el pequeño comienza a gritar. Era de esperar… Como nuestro baño de alquiler está a la vuelta de la esquina, tenemos todo a mano y pronto el enano está dormido en su carrito. Calma. Paz. Gracias. Los tres pasamos la noche juntos en la parte de abajo de la furgoneta. Nuestro plan de que el pequeño durmiese arriba no funciona. Y, dado que nos habíamos limitado a traer el edredón de casa, en un estilo muy poco campista, la cuestión de quién de nosotros dormía arriba se ha resuelto sola.

Nuestra excursión a Geolslam

Camping mit Kleinkind Wandern Panorama

Día 2

Nuestro día comienza ya a las 7:00. Bueno, a las 7:30 después de sentar a Paul durante media hora en la cabina del conductor. Bien por nosotros.

¿Qué hacemos hoy? ¡Ir de excursión!

Después del desayuno, hacemos una visita a Karin en recepción y recibimos un superconsejo: El Spieljoch. «Podéis subir con el teleférico hasta la estación de montaña y desde ahí hacer senderismo hasta Geolsalm». Dicho y hecho. En coche se llega al Spieljochbahn en solo cinco minutos. Se trata de una ruta de senderismo preciosa por la cruz de la cumbre. Sin embargo, con un niño saltando en la mochilita debemos tener cuidado para no perder el equilibrio en ciertos lugares. Pero, ¡hey! #vivimosallímite. Si no, sería aburrido. Aunque la segunda vez que vemos pasar el helicóptero de rescate, nos ponemos un poco nerviosos. Afortunadamente, llegamos sanos y salvos a Geolsalm y nos tomamos un Almdudler, una limonada de hierbas. No podía ser de otra manera. Disfrutamos de unas vistas espectaculares. «¿Podríamos subir con la furgoneta y sacar una foto?» Chris me mira y pone los ojos en blanco. «Siempre igual, típico de bloguera». El regreso a la estación de montaña es mucho más relajado, pero aun así es precioso.

Un parque de aventuras para toda la familia

Camping mit Kleinkind Panorama Alpen Baby Kind

Llegamos al punto estrella de la excursión. Un paraíso de juegos para niños directamente en la estación de montaña. Se trata de un parque de aventuras en la naturaleza para mayores y pequeños. Hay un sendero para caminar descalzo, tirolina, parque de juegos acuático, cama elástica y búlder en rocas reales. Los más valientes pueden hacer un descenso en bici-patinete. Nosotros nos decantamos por el teleférico. Este espléndido paisaje de montaña, el límpido aire de primavera, estos colores… Es simplemente maravilloso. Relajante. Y, lo más importante: no hay posibilidad de huida para el enano. El único sonido de fondo es el de los cencerros de las vacas.

Las vacas cruzan la carretera: todo un espectáculo

Decidimos volver a subir rápidamente para hacer otro descenso, pero desgraciadamente ya es demasiado tarde. En esta época del año, el último teleférico sale a las 16:30. Por lo tanto, volvemos al Hells, aunque esta vez tardamos un poco más. Las vacas tenían que cruzar la carretera. Nos irritamos momentáneamente. Pero después nos dimos cuenta de lo bonito y tradicional que es este pequeño tren de vacas. ¿Será así como se dice? ¡En cualquier caso, si una vaca se hubiera acercado a la furgo, le habría tirado de la cola! Pero eran todas muy buenas.


El broche de oro para un gran día: pizza y vino tinto

El enano está agotado después de un día tan emocionante. Y nosotros también. En otras palabras: no tenemos ninguna gana de cocinar. Ir a cenar a un restaurante nos parece demasiado agotador. La solución perfecta: pizza del restaurante. Es el final perfecto para el día. Pizza, vino tinto y un bebé durmiente. ¡Que empiece la velada! Pero termina tan rápido como ha empezado: a las 22:00 caemos rendidos en la cama. De nuevo, los tres juntos abajo. ¡Somos jóvenes y flexibles!

Con lluvia, primero un buen café

Día 3

9:30: Lleva chispeando alrededor de una hora. El enano ha reclamado de nuevo su puesto frente al volante. Es su lugar favorito. Para que el hueco de los pies no se lo trague continuamente, lo hemos cubierto con la manta.

Nuestro estado de ánimo es regular. Queremos volver a las montañas. Pero con un niño medio enfermo bajo la lluvia… mejor no. Pero oye, lo primero es un buen café. Compramos un riquísimo cappuccino cremoso en la tienda y charlamos un rato con Karin y su marido. (somos demasiado vagos para utilizar la Bialetti). La tienda tiene todo lo que uno puede haberse olvidado al venir de acampada. Deliciosos bollos para el desayuno y un pastel de manzana increíblemente sabroso, cuyo olor el pequeño inhala a diario.


Al mal tiempo, buena cara

Camping mit Kleinkind roadsurfer Mama Baby

Hoy nada de montañas ni senderismo. Decidimos ir al parque infantil interior, para que el pequeño se divierta. Y realmente tiene mucho que ofrecer. Es una pena que lo hayamos descubierto el último día. Podríamos haberlo visitado más a menudo, por ejemplo mientras uno de los dos cocinaba. Es un paraíso para niños pequeños y mayores. Rocódromo, tobogán, futbolín y una gran cama elástica para los mayores. Para los más pequeños, cuenta con una habitación adaptada para niños con juguetes de alta calidad. Juegos para desarrollar las habilidades motrices, animales saltarines y un rincón para acurrucarse y leer con vistas panorámicas. Es ideal para resguardarse en un día lluvioso como hoy.

Primer mandamiento: renunciar al spa

Camping mit Kleinkind Bus Panorama

El pequeño ya no quiere marcharse. Corretea de una esquina a otra. Gira, tira, empuja. Se lo está pasando en grande. Nos limitamos a observarle. Padres felices.

Nuestro maravilloso fin de semana se acerca lentamente a su fin. El tiempo ha pasado demasiado rápido. Nos habría encantado utilizar las instalaciones de spa, pero ¿cuándo íbamos a hacerlo yendo de acampada con un niño pequeño? El momento ha pasado. Pero volverá, y nosotros también volveremos.

Autora: Lea Wacker, del blog «Krümel im Bett».

¡Alquila ahora tu roadsurfer!

Comprobar disponibilidad