Skip to main content

En autocaravana por Francia hasta la costa Atlántica

¿El Mediterráneo es tu destino perfecto para ir a nadar? ¿Anhelas paisajes espectaculares, playas de arena bañadas por las olas, campings sombreados bajo fragantes pinos y con una necesaria brisa fresca? Entonces, la costa atlántica francesa es el lugar ideal para ti. Ya seas surfista, amante de la cultura, gastrónomo o tengas una familia que desea unas vacaciones relajadas en la playa, nuestras rutas en camper por la costa Atlántica de Francia tienen algo para todos.

© roadsurfer GmbH / Hella Kuehner

Alquila ahora tu roadsurfer

Costa Atlántica francesa en autocaravana: Las rutas más bonitas

Aquí tienes una breve descripción y las abreviaturas de las distintas rutas

↠  Ruta 1: A lo largo del Atlántico de norte a sur

↠  Ruta 2: En autocaravana hacia Normandía

↠  Ruta 3: En autocaravana por Bretaña

Viaja desde el Norte de España

Estos destinos se encuentran muy cerca si viajas desde el norte de España, lo cual hace que estos recorridos sean perfectos y no exista gran desplazamiento desde España para poder visitarlos.

Desde Bilbao puedes tomar la ruta AP-8 y A63, las cuales te llevarán a la ciudad de Burdeos en un total de 3 horas y media. Aun así, nuestra primera ruta puede empezar en Biarritz, a pocos minutos de Bilbao

Desde Barcelona se demora un poco más ya que tendrás que tomar la ruta C-16 y A62 que te hará cruzar los Pirineos, pasando después por la ciudad de Toulouse y te llevará a Burdeos en un total de 6 horas y media

Ruta 1: A lo largo del Atlántico de norte a sur

Si quieres ver la costa Atlántica de Francia de arriba a abajo, debes tener algo de tiempo. La ruta de Guérande a Biarritz sólo tiene 650 kilómetros, pero hay tantos lugares que descubrir en tu viaje que lo ideal es dedicarle de dos a tres semanas. En el caso de quererlo, esta ruta la puedes hacer en el sentido contrario, es decir empezando en Biarritz y terminando en Guérande. Así empezarias tu recorrido a pocos minutos de Bilbao.

1. Guérande: las salinas y la Edad Media

Además de las famosas salinas de Guérande y de la mundialmente conocida sal marina “Le Guérandais”, la ciudad medieval es también una verdadera joya.

2. Nantes: la ciudad estudiantil creativa del Loira

En Nantes, “lo viejo se encuentra con lo nuevo”. Visita el magnífico centro de la ciudad y el castillo de los Duques de Bretaña y el magnífico “Passage Pommeraye”. Para un encanto alternativo, visita la exposición “Les Machines de l’île” en la Isla de Nantes, la antigua zona portuaria en el Hangar de los Plátanos, y la antigua fábrica de galletas Lefèvre-Utile (“Tour LU”) con su programa cultural y sus exposiciones. Si tienes tiempo, no dejes de hacer una excursión al pueblo pesquero de Trentemoult.

3. Isla de Noirmoutier: saborea las ostras en las marismas

Si te has perdido Guérande, Noirmoutier también ofrece la posibilidad de visitar las salinas y comprar in situ la famosa “sel de mer” del Atlántico francés. Combinado con un plato de ostras frescas, el viaje a la isla es más que exitoso.

4. Côte de Lumière: Notre-Dame-de-Monts

La Costa de la Luz se extiende 250 kilómetros a lo largo del Atlántico, desde Noirmoutier hasta la bahía de l’Aiguillon. Explora bahías salvajes y románticas, paisajes variados, pintorescos pueblos pesqueros, largas playas de arena y vastos páramos. El rugiente Atlántico atrae no sólo a los campistas, sino también a los aficionados a los deportes acuáticos y a los surfistas. El rincón que rodea a Notre-Dame-de-Monts es especialmente bello.

5. La Rochelle: la espléndida ciudad portuaria del Atlántico

Las casas medievales con entramado de madera y los magníficos edificios renacentistas del casco antiguo de La Rochelle te invitan a dar un paseo por la antigua ciudad portuaria. El hecho de que el mayor puerto deportivo de la costa Atlántica siga estando en La Rochelle demuestra la importancia de esta ciudad portuaria. Para las familias con niños, recomendamos una visita al Acuario de La Rochelle, uno de los mayores y más bellos acuarios de Europa.

6. Soulac-sur-Mer: Playa, baño, disfrute del sol

La playa de arena de Soulac-sur-Mer, de siete kilómetros de longitud, es una de las más bellas de la costa atlántica, pero también es correspondientemente popular en verano. ¡Asegúrate de reservar un camping con antelación!

7. Burdeos: tradicionalmente a la moda

Burdeos es hermosa, pero como ciudad estudiantil se ha mantenido fresca. El nombre de la ciudad no sólo representa el mundialmente famoso vino de Burdeos y la cocina regional de los “bordeleses”, sino que también está catalogada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Primero explora el distrito histórico “Saint-Pierre” y luego sumérgete en los barrios de moda como “Le Bacalan”, “La Bastide” o “Saint-Michel” con el animado “Marché des Capucins”. ¡No dejes de probar las “Cannéles Bordelais” con una taza de café!

8. Bassin d’Arcachon, Cap Ferret y Duna de Pilat

Mientras que Cap Ferret, en el lado oeste, atrae a muchos surfistas con sus playas kilométricas y el salvaje Atlántico, el lado este de la isla, en la bahía de Arcachon, es mucho más tranquilo y adecuado para familias con niños. No muy lejos de Arcachon se encuentra uno de los lugares más populares de la costa atlántica francesa: la mayor duna movediza de Europa. Si puedes reservar uno de los cinco campings que rodean la Dune du Pilat, podrás evitar las multitudes de turistas durante el día y subir a la duna al atardecer.

9. Biarritz: meca del surf y elegante estación balnearia en la Costa Vasca

Si quieres, puedes continuar tu viaje por carretera a lo largo de la costa atlántica hasta el sur y luego hacia España. Cerca de la frontera franco-española, en la “Côte Basque”, el antiguo pueblo de pescadores de Biarritz se ha convertido en una famosa estación balnearia. La localidad costera, con sus largas playas de ensueño, también se considera la Meca del surf.

© roadsurfer GmbH / Aldo Heubel

Ruta 2: En camper hasta Normandía

Si no te gusta el calor extremo del sur de Francia, ¡te encantará Normandía! Los veranos suaves te permiten unas vacaciones de verano en las que puedes realizar actividades al aire libre incluso a la hora de comer. Normandía también es famosa por sus 3 ingredientes indispensables: sidra, calvados y camembert. Para nuestro itinerario recomendado, puedes planificar de 10 a 14 días. Si lo deseas, puedes ampliar tu viaje por carretera y recorrer Normandía y Bretaña en autocaravana.

1. Dieppe: la estación balnearia más antigua de Francia

Se dice que en Dieppe se inventaron las vacaciones en el mar. La antigua estación balnearia está enmarcada por altos acantilados de tiza y se extiende a lo largo del río Arques. Desde el antiguo castillo tienes una hermosa vista de Dieppe y de los acantilados de tiza.

2. Fécamp: Vistas espectaculares con licor de hierbas

Fécamp fue en su día el puerto de bacalao más importante de Francia y es famoso por su licor de hierbas del monasterio benedictino “Palais Bénédictine”. El Cabo Fagnet, de 110 metros de altura, es el punto más alto de la Costa de Alabastro y se encuentra por encima del puerto de Fécamp. También puedes hacer excursiones en barco desde Fécamp hasta los famosos acantilados de tiza de Étretat.

3. La costa de alabastro: los famosos acantilados de tiza de Étretat

Entre Le Tréport y Le Havre, la Costa de Alabastro se extiende a lo largo de más de 120 km con sus característicos acantilados y extraños arcos de roca. En Étretat encontrarás los arcos de roca más espectaculares.

4. la costa de las flores: de Honfleur a Cabourg

En la Costa de las Flores (Côte Fleurie), una estación balnearia sigue a la siguiente, porque aquí es donde los parisinos siempre han pasado sus vacaciones junto al mar. Encontrarás hermosas villas de la Belle Epoque, pintorescas callejuelas del casco antiguo y puertos pesqueros en todas las localidades costeras. Trouville-sur-Mer, Honfleur, Deauville y Cabourg son especialmente populares. Por cierto: Villers-sur-Mer está a pocos kilómetros de Cabourg. ¡Allí tienes una buena vista de las rocas negras de la Falaise des Vaches Noires!

5. Desvío hacia el País de Auge por la Route du Cidre

Merece la pena hacer una excursión al interior de la Côte Fleurie, especialmente durante la floración de los manzanos. En la Ruta de la Sidra no sólo puedes disfrutar del hermoso paisaje, sino también degustar la sidra directamente del productor.

6. La costa de la Madre de las Perlas y las playas de desembarco del Día D

La “Côte de Nacre” brilla como una perla y atrae a los visitantes con sus pequeñas bahías entre los escarpados acantilados. Otros vienen a este tramo de costa por la historia. En las playas de desembarco de Sword Beach, Juno Beach, Gold Beach, Omaha Beach y Utah Beach, Europa se liberó del nacionalsocialismo con el Día D. Encontrarás museos, cementerios militares y monumentos conmemorativos por todas partes.

7. La Península de Cotentin y la Route des Caps

La siguiente etapa en nuestro roadtrip te lleva a rodear la península de Cotentin y sigue la Route des Caps hasta Barneville-Carteret. Normandía muestra aquí su lado más salvaje: acantilados escarpados, bahías idílicas, páramos áridos, puertos pintorescos y faros. Por supuesto, no hay que perderse un desvío a uno de los pueblos más bonitos de Francia: Barfleur.

8. final de la coronación: Mont Saint-Michel

Aunque el Mont Saint-Michel se encuentra en realidad en Bretaña, no deberías perdértelo en tu viaje de ida y vuelta por Normandía. La isla del monasterio es el lugar más visitado de Francia. En consecuencia, debes esperar una gran cantidad de visitantes durante los meses de vacaciones.

© roadsurfer GmbH / Jannik Obenhoff

Ruta 3: En camper por Bretaña

Bretaña es el segundo destino más popular de Francia después de la Costa Azul. La escarpada costa Atlántica de Francia, con pintorescos pueblos pesqueros y faros, te cautivará mientras bebes vino blanco y disfrutas de un plato de marisco. Nuestro viaje por carretera de 6 etapas se puede hacer en 7 días, aunque 14 días es definitivamente más relajante.

1. Ciudad estudiantil Rennes

La capital de Bretaña atrae a los visitantes con su aire joven en un casco antiguo tradicional con encantadoras casas de entramado de madera torcidas. Disfrute de las bonitas boutiques, cafés y creperías durante un paseo por la ciudad.

2. Malo: Ciudad corsaria con sentimiento pirata

Desde Rennes, toma una autocaravana hacia la Costa Esmeralda. Este es el nombre del tramo de costa en el que se encuentra la ciudad de Saint-Malo. Pasee por las enormes murallas de la fortaleza bañadas por el agua y disfrute de las mejores vistas del casco antiguo, el mar y el puerto.

3. Cap Fréhel y Cancale: Ciudad de las ostras

Faros, acantilados escarpados y costas salvajes hacen de Bretaña lo que es. En Cap Fréhel encontrarás todo esto. De camino al Cap, te encontrarás con la capital de las ostras de Francia: Cancale.

4. Plage de Trestrignel: Senderismo y baño en la costa de granito rosa

Las rocas brillan en tonos rojos y naranjas, lo que da nombre a la costa. Puedes recorrer la costa por el sendero costero GR34, que por cierto recorre toda la costa bretona. La playa de Trestrignel no sólo es hermosa y extensa, sino que también ofrece muchas actividades como el catamarán o el SUP.

5. Excursión en kayak a Île de Batz

Desde Roscoff, puede remar hasta la idílica isla atlántica en una excursión guiada en kayak. También hay un transbordador en el que te puede llevar la bicicleta. No olvides tu traje de baño si hace buen tiempo, ya que la isla, con su ambiente caribeño, ofrece 20 playas de arena fina y es el lugar ideal para nadar y hacer kayak.

6. Península de Crozon: Vistas únicas desde los cabos

Los impresionantes acantilados de Crozon te hacen sentir una verdadera Bretaña. Entre las más bellas están la “Pointe de Penhir” y la “Pointe de Dinan”, pero la “Pointe des Espagnols” y el “Cap de la Chèvre” también ofrecen vistas únicas.

Acampar en la costa atlántica de Francia: ¡lo que debes tener en cuenta!

Cuando viajas por Francia, tienes que pagar un peaje en las autopistas. Simplemente pagas en efectivo o con tarjeta de crédito. Por supuesto, también puedes utilizar simplemente las carreteras rurales y ahorrar dinero. Descubre más sobre los peajes en Europa aquí.

La costa atlántica francesa es hermosa y salvaje y muy popular entre muchos veraneantes y franceses. Si quieres llevar tu autocaravana a la costa Atlántica en la temporada de verano, tienes que ser rápido: los campings junto al mar se reservan rápidamente. Por eso debes planificar tus vacaciones de camping con antelación y reservar con antelación campings junto al mar y cerca de lugares de interés turístico famosos. De lo contrario, puede que no encuentres sitio en tu lugar favorito y tengas que conducir más hacia el interior para pasar la noche. Por cierto, la acampada libre está prohibida en Francia. Sin embargo, la infraestructura de acampada es tan buena que siempre podrás encontrar una parcela disponible en los alrededores.

Si es posible, evita el mes de agosto, cuando toda Francia está de vacaciones de verano. Pero incluso en julio debes estar preparado para un montón de turistas. De abril a junio y septiembre y octubre son meses más relajados.

¡Vamos hacia el Atlántico!

Alquila ahora tu roadsurfer